#41. Ventanas de oportunidad

¡Hola✋!

Soy @alvaroalegriam y me apasiona el mundo de los negocios. Únete a los 1.500 suscriptores que, cada semana, reciben esta newsletter donde comparto mi camino hacia la independencia financiera.


Índice

  • Lo que creo: Ventanas de oportunidad

  • Lo que me ha parecido interesante:  1 web, un artículo y 1 Twit.

  • Totum Revolutum: 1 agradecimiento y 1 vídeo

  • Patrocinador: Si estas interesado en patrocinar una edición puedes encontrar toda la info aquí. La mitad de las ediciones de septiembre ya tienen patrocinador.


🙍‍♂️Lo que creo: Ventanas de Oportunidad

El mundo del emprendimiento y los negocios, especialmente en redes sociales, está repleto de frases tipo Mr. Wonderfull que pretenden funcionar como de píldoras de sabiduría empresarial:

  • “Fake it, till you make it”

  • “Go Big or go home”

  • “You win or you learn”

La primera vez que alguien uso cada una de esas frases (o cualquiera de las otras 200 que podríamos escribir) tenían una razón de ser. Había una historia por detrás que servía de soporte a la idea que querían transmitir.

El problema, hoy, es que esas frases se han descontextualizado por completo y ahora, en lugar transmitir conocimiento útil, sirven únicamente para decorar las zonas comunes de los coworking.

Lo que vengo a decir es que nos sobran teorías y nos faltan ejemplos, así que en esta edición voy a intentar equilibrar un poco la balanza.

Los fines de semana son para coger ventaja

Una de las frases tipo Mr. Wonderfull que yo utilizo mucho es que los fines de semana son para coger ventaja. De hecho, justo hace un año que puse un twit sobre el tema.

Si la uso es porque, en mi caso, esa idea es absolutamente cierta por necesidad. Como sabes, yo trabajo full time en Telefónica Tech y como no puede ser de otra manera, ese trabajo es mi prioridad.

Por ello, todo el tiempo que necesito para desarrollar el resto de proyectos (esta newsletter, Vuvuzela, los infoproductos, etc) tiene que salir de mi tiempo libre: noches, fines de semana, vacaciones…

Pero, como todos los demás, tengo un límite y a veces, aunque tengas ideas pendientes, lo más sano es descansar para coger fuerzas. Y eso es exactamente lo que pretendía haber hecho este verano. Pausar la newsletter unas semanas, bajar el ritmo de los proyectos y cargar las pilas.

Hasta que pasó algo que me hizo cambiar totalmente de opinión.

Mi ventana de oportunidad

Una ventana de oportunidad es:

Un periodo en el que existe un mercado con necesidades no cubiertas que tiende a ir cerrándose hasta que deja de representar una oportunidad en sí misma.

¿Cuándo se abrió mi ventana de oportunidad? En el momento en que leí estos dos twits de Samuel e Iván.

Samuel e Iván escriben dos de las newsletters más seguidas por el público interesado en negocios, emprendimiento y tecnología (Suma Positiva y Startupriders) y aunque tenemos estilos y enfoques diferentes, podemos decir que tratamos temas dentro del mismo campo.

Eso, como creadores de contenido, los convierte a ambos, a la vez, en mis referentes y en mi competencia porque como editores de una newsletter, competimos por un bien tan escaso como el dinero (o a veces, incluso, más): el tiempo de nuestros lectores.

Por eso, cuando vi que ambos establecían el “silencio de radio” durante unos días, tuve claro que era mi oportunidad para captar la atención de todos aquellos que seguían con ganas de recibir contenido sobre el tema.

Así que no hubo dudas. Mis planes de pausar la newsletter quedaban descartados y cambié la estrategia 180º: tocaba invertir tiempo en escribir y difundir.

Así que hice dos cosas:

  • continuar escribiendo la newsletter (ediciones 36, 37, 38, 39 y 40)

  • reforzar mi actividad en Twitter con alguna táctica de promoción que no suelo utilizar habitualmente. Te cuento algunas:

Lancé esté twit con un gancho bastante interesnate que tenía como objetivo conseguir el mayor número posible de retwits y que funcionó bastante bien.

Como estaba cerca de cumplir el primer año de la newsletter, cree un hilo donde fui compartiendo las primeras ediciones para darlas a conocer a todos mis seguidores:

Con ese tipo de acciones, desde el 16 de julio he tenido 660.000 impresiones de mis twits (17.000 diarios de media).

Y las visitas a mi perfil de Twitter (donde aparece el enlace a la newsletter y donde siempre tengo fijada la última edición de la newsletter) han superado las 41.000.

¿Y en qué se ha transformado esa interacción en Twitter? Pues en un crecimiento importante de suscriptores:

  • Entre el 26 de mayo (cuando alcancé los 1200 seguidores) y el 16 de julio, sólo logré atraer 50 suscriptores en 59 días.

  • En cambio, entre el 17 de julio y el 23 de agosto he logrado atraer 275 suscriptores.

Creo que no cabe duda de que, en mi caso, se cumplió realmente aquello de que los fines de semana (las vacaciones en este caso) están para coger ventaja.

Y ahora que te he hablado de mi caso en primera persona, estoy encantado de poder ponerte otro ejemplo similar de alguien que ha sabido identificar y aprovechar una ventana de oportunidad.

Hace unos días, José Luis Antúnez, escribió el siguiente Twit:

Y hoy domingo, me he encontrado este otro Twit de mi amigo Eusebio que ha sabido ver la ventana de oportunidad que supone seguir el consejo de Jose Luis. Veremos qué tal le funciona.

¿Y tú? ¿Eres capaz de identificar las ventanas de oportunidad que te acerquen a tus objetivos? Si tienes una historia personal en la que lo hayas hecho, estaría encantado de que me la cuentes.

⭐Lo que me ha parecido interesante

  • Me suelen interesar muchísimo los modelos de negocios “contrarian” que plantean sistemas totalmente diferentes a lo habitual en una industria. Un claro ejemplo es “Laagam” que trabaja con un modelo de “Real-time Fasion” en el que se produce únicamente lo que se vende, en función de la demanda de sus clientas.


🌀Totum revolutum


Y hasta aquí todo por hoy.

Si te ha gustado esta edición, no te vayas sin hacérmelo saber con un ❤️ y sin compartirla con tus amigos y conocidos.

Share

Nos vemos en 7 días.

Un abrazo.

Álvaro